• Tres baturros bailan la Jota de la Lluvia

    La pertinaz sequía. Lamento profundo de la tierra seca. Semblanza de pobreza y de miseria. Lo hemos intentado todo: le hemos puesto velitas a todas la advocaciones de la Santísima Virgen que hay en nuestra tierra, hemos sacado a pasear a nuestros Santos Patrones por las calles de nuestro pueblos y ciudades, los curas de nuestras diócesis han recitado todas sus oraciones suplicando el don de la lluvia y su abundancia… y nada, aquí no llueve ni pa ….

    ¿Es el final? ¡No! Un grupo de paisanos, curiosos investigadores han indagado cómo se resuelve en otros pueblos y otras culturas el problema de la pertinaz sequía y han encontrado respuesta. Después de arduos trabajos de estudio y análisis han logrado adaptar un ritual de los pueblos aborígenes de América del norte, muy contrastado y de reconocido éxito a nuestra cultura. Es la Jota de la Lluvia.

    La Jota de la Lluvia se danza alrededor de un fuego para invocar a la Madre Naturaleza y pedirle que nos otorgue el don de la lluvia. Esta danza, similar a la jota tradicional se baila tal y como muestra la imagen. Lo de la pluma en la cabeza enganchada al cachirulo es porque no se pudo determinar en el estudio del origen de esta danza si la pluma en este ritual es significativa, decorativa o simplemente de cachondeo.

    Ante la duda, nos ponemos la pluma y ya está. ¡Acabemos con la pertinaz sequía!

    Escribe en un comentario si crees que la Jota de la Lluvia atraerá la tan ansiada lluvia. Recomiéndale este post a alguien que sea aficionado a la jota.

    ¡Un momento! Escribe también en un comentario si has buscado en Internet que la sequía imperante es pertinaz (¡seguro que lo has hecho!).

    C./