Calor y frío

Calor y Frío

¡Qué bien el mes de mayo! ¡Es el mes de las flores! ¡Qué bonito! Sin embargo este mes de mayo está siendo muy, muy especial en el tema de calor y frío. Y digo especial por no decir algo malsonante y que luego me andéis dando la lata que si digo palabrotas y esas cosas…

Bueno, al lío. Yo sé que en estas fechas, en general, al sol suele hacer calor. El caso es que si estás un rato al sol empieza ya a picar. Y si estás en la sombra pues todavía te quedas frío como estés un rato parado. Pero lo de este mes de mayo es ya una exageración.

Ése que veis en la imagen soy yo. Esta mañana paseaba por la calle y me iba dando el sol y como bien digo, llevaba ya un rato y empezaba a picar. En esto que ha llegado una nube, de esas que solo sirven para encontrar formas graciosas en ellas, y según me iba tapando el sol me he quedado helado. No soy muy bueno calculando pero creo que el salto térmico debía de ser cercano a los ciento treinta y tantos grados Celsius. O lo que sea.

¡Qué frío, conio! Es imposible no ponerse malo en estas fechas. Tan pronto estás sudando de calor como te jorobas de frío. Y puede alguien decirme, ¿con qué ropa salgo de casa?, ¿en bañador y chancletas con el plumas de subir a esquiar?… Esto de calor y frío al mismo tiempo es una lata.

Escribe en un comentario cuántos grados Fahrenheit son ciento treinta grados Celsius. Recomiéndale este post a alguien que le guste eso de tener frío cuando se pasa calor. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “quebiennifrionicalor”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que los grados Kelvin Klein hacen unos calzoncillos muy chulos y frescos (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

Día Internacional del Té

Raulito celebrando el día internacional del té

Sí, ya lo sé. Me vais a decir que ¡qué pesadito con los días internacionales de…! Pero es que me lo ponen muy fácil. Es ver de qué va el día internacional de turno y me hierve la sesera. Así hoy vamos a celebrar con Raulito el día internacional del té.

A Raulito le gusta mucho el té. Le encanta en infusión, muy fresca y espumosa, y siempre se guarda unas hojas para fumárselas mientras se bebe su infusión de té.

A Raulito no le ha sonreído mucho la vida. A sus 36 años ya solo le queda aprobar las matemáticas y el inglés para tener el título de la ESO. No ha aprobado todavía esas asignaturas porque el profesor le tiene manía. Yo creo no se tiene en cuenta la aptitud pedagógica de los profesores cuando se les da el puesto, solo evalúan los conocimientos y para enseñar bien hay que saber comunicarse y tratar a los chavales como Raulito adecuadamente.

Claro, como Raulito no tiene la ESO todavía pues es muy difícil que encuentre un trabajo pero como es un buen chico ha encontrado una afición sana que lo mantiene ocupado y feliz: el té.

A Raulito no le ha sonreído mucho la vida. Pero Raulito se toma su infusión fresquita y espumosa de té y se fuma sus hojitas y él le sonríe a la vida que da gusto verlo.

Y vale. Con la celebración del día internacional del té, prometo no volver a mirar la página del los días internacionales en un mes.

Escribe en un comentario cuántos días internacionales has celebrado este año. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “comolegustaaraulitoelte”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el nombre científico de la planta del té es Camellia sinensis, ¡Ay, Camellia! (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

La Metrología y las Abejas

La Metrología y las Abejas

Hoy se celebra el día internacional de la metrología y de las abejas. En este día tan señalado y tan importante para la Ciencia y la Naturaleza, un abejorro llora desconsolado porque él todavía no tiene un Día Internacional dedicado.

Se lamenta profundamente de la importancia que todo el mundo da a las abejas como insecto polinizador y que de él no se diga nada. El abejorro es tan polinizador como las abejas o más, que para eso es más grande que ellas. Y si es más gordo, poliniza más, ¿no?

Y ahí estaba el solo, tirado con su pena y su angustia hasta que ha pasado un metro por ahí, lo ha visto, se ha compadecido y se ha sentado junto al desdichado abejorro para consolarlo.

Una vez que el metro ha escuchado la amargura del abejorro y cómo se siente ninguneado en un día como hoy, ha comenzado decirle cosas que lo animaran pero me da la impresión de que no lo hace con mucho acierto.

Le ha dicho que no se sienta ninguneado, que para sentirse así ya está él, el metro. Hoy día internacional de la Metrología, se ha enterado de que él mismo no es más que la distancia que recorre la luz en el vacío en un intervalo de 1/299 792 458 segundos. Y que antes también fue la 1/10 000 000 parte de la distancia que separa la línea del ecuador del polo norte. ¿Se puede ser menos?

Pues nada. La celebración de hoy, Día Internacional de la Metrología y de las Abejas, nos trae a este par de tristones que ponen la gota de amargura en este día tan especial.

Escribe en un comentario cuántos metros ninguneados hay en tu vida: reglas, cintas métricas, … Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “unmetromasounmetromenosnovaaningunaparte”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el metro es la distancia que recorre la luz en el vacío en un intervalo de 1/299 792 458 segundos (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

Ingredientes de la felicidad

Ingredientes de la felicidad

Recientemente la Universidad de Prinstonford, alma mater dedicada a los grandes estudios sociológicos,  ha publicado un estudio sobre cuáles son los ingredientes de la felicidad y qué peso tienen en las personas. El estudio se ha elaborado con una muestra de unos cuantos individuos cualesquiera, como tú y yo, pero lo suficientemente significativa como para creérselo (no recuerdo, creo que eran unos 500).

Los ingredientes que todos conocemos son los clásicos, los de la canción: salud, dinero y amor, pero hay un par más. Así, estos ingredientes por orden de importancia son los siguientes.

Salud

La salud

Sin salud, amigo mío, no hay nada. No me vengas con historias. Muy pocas personas son felices sin salud, y las que los son conocen la Felicidad, pero de ésta no habla el estudio de Prinstonford.

La salud es el ingrediente de más peso. Lástima que esto solo se entienda cuando se pierde. Paradójico.

Dinero

El dinero

La gente con salud suele decir que el dinero es el ingrediente más importante, hasta que la pierden. Sin embargo, de los ingredientes de la felicidad, éste es el más maltratado. Que esto sea así es por la existencia de mil referencias de todo tipo empeñadas en demostrar que el dinero no da la felicidad porque es malo y los que lo tienen son más malos todavía y que si lo tienes en cantidad, lógicamente, perderás tu alma y… Lo que sea.

Todos queremos dinero. Sin límite, porque sabemos que es lo que nos hará felices. Y, además, ¡fácil y ahora! Jugamos a la lotería, ¿o, qué?

(Nota: estoy montando una peña para jugar a lotería, el que quiera apuntarse que me mande un mensaje por privado)

Amor

Ingredientes de la felicidad: el amor

El amor. Yo creo que el estudio de Prinstonford se refiere al amor y no al Amor. La palabra parece igual, pero no es lo mismo. De los ingredientes de la felicidad probablemente este sea el más caprichoso.

Creo que este concepto de amor se comprende bien cuando vemos a alguien encaprichado por algo hasta la locura y grita: ¡lo amo! Sí, yo creo que es eso a lo que se refiere el estudio. Y como  pues este en un ingrediente de gran peso

Y el gran peso que tiene este ingrediente es más porque no se puede conseguir lo amado y no por lo que realmente aporta a la felicidad. En general, cuando consigues lo “amado” la “feli” te dura unos minutos.

Aprobación

Ingredientes de la felicidad: la aprobación

Se ha observado que el nivel de satisfacción se eleva según el número de personas que aprueban lo que haces y te lo demuestran. ¡Qué importantes son los famosos likes de las redes sociales! Tanto es así que un elevado número de likes puede transportar a la persona al éxtasis, dejando a la propia felicidad por los suelos.

A este ingrediente le pasa como al dinero: todo lo que se tenga siempre es poco. ¡Qué pena que sea tan efímero!

Super Ego

Ingredientes de la felicidad: el ego

Nada mejor que tener un buen ego que te permita tener siempre la razón en cualquier problema o conflicto ante cualquier persona o situación. No importa de qué se trate el asunto, ¡yo tengo la razón y punto! De este modo, ¿dónde queda la insatisfacción de reconocer tu error ante otra persona o circunstancia que te lleve a la infelicidad?

Escribe en un comentario si has tenido en algún momento la sensación de ser feliz. Recomiéndale este post a algún fan de Prinstonford. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “quepocoduralafelicidad”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que hay que tener una calificación A++ para poder entran en a Universidad de Prinstonford (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

Maniquí chica

Maniquí chica

Como ya os había comentado, ayer devolví mi maniquí macho y el tendero me dijo que no devolvía el dinero y me ofreció otro maniquí. Un maniquí chica. Me aseguró que me llevaría bien con ella. Bueno pues probé… ¡craso error!

Cuando llegué a casa, la monté y le cuando quise ponerle la primera pose para dibujarla empezaron las discusiones. Que a dónde voy, que quién soy yo para tocarla de esa manera, que todos los dibujantes somos iguales, mucho dibujar, mucho dibujar y lo único que queremos es tocar… ¡Madre mía!

Y ahí ando yo explicándole que para dibujarla hay que colocarla en una pose y para eso hay que tocar un poco, pero es Arte, Arte con mayúscula. En ningún caso se me ocurriría tocar a mi maniquí chica de mala manera. ¡Nunca!

Y ahí anda ella sin terminar de creérselo. No sé por qué. ¿Me habrá visto mala pinta? Con la buena pinta que tengo yo con mi lapicero todo nervioso en la mano deseando empezar a dibujar figuritas y más figuritas, en todas las poses. Estoy seguro que mi maniquí chica y yo podemos dibujar juntos un montón de poses nuevas, increíbles, jamás imaginadas…

Al final voy a mandar a la mierda a mi maestro de dibujo, voy a devolver mi maniquí chica y lo cambiaré por lápices y gomas de borrar y me voy a dedicar a lo que me gusta hacer: dibujar a mi manera y al que no le guste que ¡deslice!

Escribe en un comentario si has tenido algún maniquí articulado chica para hacer tus dibujos. Recomiéndale este post a algún maestro de dibujo tuyo. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengayaquehistoria”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet por qué los maniquíes chicas son tan guapas (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

Maniquí macho

Maniquí macho

¡Un maniquí macho! Muy macho no parece por la escasez de proporciones pélvicas que tiene el muñeco, pero si él se conforma a mi me parece bien. Además, lo único que sabe hacer es poner poses y más poses, todas complicadísimas de dibujar. Casi mejor “planito”, así me evito algunas curvas. Y, ¿qué hago yo hablando con este muñeco?

La historia empieza cuando el otro día me encontré con un antiguo maestro de dibujo y estuvimos charlando un buen rato. Durante la conversación me comentó lo mucho que me falta por aprender en el arte de dibujar. Creo que los dibujos que hago no le gustan nada y le fastidia que vaya diciendo por ahí que soy su discípulo.

Para mejorar en mis dibujos me recomendó que me comprara una maniquí articulado para tener una buena referencia a la hora de dibujar diferentes poses. Me pareció una buena idea y ayer así lo hice… ¡craso error!

Me costó un buen dinero y no es que me sobre y, encima, el muñeco me salió respondón. Cuando llegué a casa, lo monté y le puse la primera pose para dibujarlo empezaron las discusiones. Es que no aguantó ni un minuto en la pose, enseguida se acercó a ver cómo lo dibujaba y, bueno, que si eso está mal, que él no es así, que el brazo el no lo ha puesto así, que la cabeza la he dibujado muy gorda…

Me largué de mi estudio y ahí lo dejé encerrado… Esta mañana hemos estado hablando y he decidido devolverlo. Se ha puesto hecho un basilisco cuando se lo he dicho y me ha pedido una explicación. Y ahí estoy yo, señalándole la escasa entrepierna que tiene y diciéndole que necesito un maniquí articulado un poco más macho… Es lo primero que se me ha ocurrido decirle. El caso es que se ha callado y el solo se ha metido en su caja. No sé si me he pasado.

Escribe en un comentario si has tenido algún maniquí articulado macho para hacer tus dibujos. Recomiéndale este post a algún maestro de dibujo tuyo. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengayaquehistoria”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet por qué los maniquíes machos tienen tan poco paquete (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

Pesadilla en la cocina

Pesadilla en la cocina

Esto es una auténtica pesadilla en la cocina. Ahí están ese pobre cazo huyendo hacia la derecha y el puchero hacia la izquierda, sin mirar hacia dónde van. No importa. Cualquier lugar siempre será mejor que permanecer en la cocina con la que se les avecina.

Y no es para menos. Se acaban de enterar que la receta que va a preparar el cocinero hoy es el repollo hervido aderezado con salsa al queso Roquefort…

Hay que aclarar que el repollo también es conocido como col o berza. Lo que es común a cualquier lugar y denominación es el olor que produce cuando se cuece. Es el olor de un culo que no ha visto el agua y el jabón en varios días. No importa el truco que utilices, siempre huele así y además, el aroma se esparce por todas las estancias de la casa.

Y qué decir del olor del queso Roquefort. Huele a pies, pero a pies recién salidos de un calcetín sudado durante varios días, de esos que se acartonan cuando después de quitártelos los dejas que se sequen un poco. Es un aroma profundo, penetrante, lleno de un sólo matiz: el del pie sudado y recocido.

Bueno, pues la delicatessen que nos va a preparar hoy el cocinero huele a culo sucio con un pie sudado dentro. No sé si os hacéis a la idea, o sea, un olor fétido, hediondo, pestilente, apestoso… ¿me he expresado con claridad? . Es normal que esos pobres cacharros huyan y no quieran vivir esta pesadilla en la cocina.

Escribe en un comentario si habías oído hablar de esta receta. Recomiéndale este post a algún buen cocinero. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “lacomidatienequeolerbiensiempre”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que otras recetas malolientes existen en nuestra gastronomía (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

Pájaro en mano…

Pájaro en mano...

El refrán dice que más vale pájaro en mano que ciento volando. No estoy nada de acuerdo. Ése pájaro antes de que terminara bien apretujado en tu mano estaba volando. Era el pájaro 101, claro, por eso ahora solo hay ciento.

Yo creo que el refrán trata de dar mayor importancia a la realidad poseída que a esas oportunidades que parecen no solo al alcance de la mano sino que nos llevan a realidades mucho mejores. No son una realidad, son una oportunidad.

Pero como digo, nuestra realidad, esa que tenemos bien amarrada, fue oportunidad en su día revoloteando a nuestro alrededor y la atrapamos. No me gusta este refrán. Soy partidario del cambio. Sí.

Eso sí hay que saber diferenciar lo que es una buena oportunidad y lo que es una ensoñación infantil. Dicen que la oportunidad es la coincidencia del momento apropiado, el lugar adecuado y la preparación suficiente. Suena muy bien la frase, es como esa de las tres bes: “Bueno, Bonito y Barato”. Pero solo es eso, una frase molona que no vale para otra cosa más que para dejar callados a nuestros oyentes mientras asienten con la cabeza y piensan: “¡Cuánta razón tiene!”.

Para atrapar una oportunidad siempre es necesario asumir un riesgo y las equivocaciones, las dificultades y los obstáculos están siempre servidas al intentar atraparla… ¿Riesgo, equivocaciones, dificultades, obstáculos? Eso es para valientes. ¿Para valientes o para locos?

Y en este momento aparece el refrán de marras: “Más vale pájaro en mano que ciento volando”.

Escribe en un comentario si habías oído hablar de este refrán. Recomiéndale este post a algún buen oportunista. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “esosrefranesbonitos”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que tipo de pájaro te cabe en una mano (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

La conquista del espacio

El Aurelio en la conquista del espacio.

Este es el Aurelio y desde niño siempre quiso ser astronauta. Por fin lo ha conseguido. Lo subieron a un cohete espacial lo lanzaron rumbo a no sé cuál asteroide y ahí anda, a  la conquista del espacio.

Resulta que la NASA ha desarrollado un nuevo motor de plasma que funciona a las mil maravillas y puede ponerte en marte en dos meses, más o menos. Pero, claro, primero hay que probarlo y para ello no van a mandar a sus astronautas, pilotos de la Sea Navy, y que luego salga mal.

Así que revisaron su lista de aspirantes y allí apareció el Aurelio. Dicho y hecho, lo llamaron, le pusieron el traje espacial, lo metieron en el cohete y tira pa’l asteroide, a la conquista del espacio. Bueno, mal aspecto no tiene, lo que pasa es que no sabe qué tiene que hacer ahora.

Lo primero que se le ocurrió fue decir algo ocurrente como aquello del “un gran paso para mí y otro pequeño para la humanidad”, no, no era así, espera… El paso grande, ¿era para mí o para la humanidad?, ¿cómo era?… Y así se le pasó la primera hora y media en el asteroide.

Luego trató de comunicar con Houston para preguntarles para quién era lo del paso grande y también para que le dijeran si la luz que parpadeaba en el salpicadero del cohete y que ponía “Fuel empty” era para preocuparse o no.

Houston, en principio, le dijo que las preguntas de una en una. Así, primero le contestarían lo de para quién era el paso grande y que luego ya le contestarían lo del “Fuel empty”. Que tuviera paciencia que tenían que comprobarlo todo… Y ya. No ha habido más comunicaciones en los tres últimos días. Lo estarán comprobando todo, claro.

Pobre el Aurelio. Todo aburrido conquistando para la humanidad un asteroide perdido en el espacio sideral. Esto no es ni un paso grande ni pequeño, ¡esto es un coñazo!

Escribe en un comentario si crees que el Aurelio volverá algún día de conquistar el espacio. Comparte este post con algún aspirante a conquistador espacial que conozcas. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “quegrandeeslaNASA”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el nuevo motor de plasma de la Nasa funciona muy bien (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

El calcetín perdido…

El calcetín perdido

Todo tiene su día internacional, hasta el calcetín perdido… pobre, perdido y desconsolado por no poder estar con su pareja.

Me gustaría saber quién es el que asigna los días internacionales y también quién o quiénes son los que lo secundan y lo publicitan. A todos ellos les transmito mi más sincera felicitación y admiración.

Yo quiero ser como ellos, que toda mi responsabilidad y dedicación en un día sea la de asignar el propio día a «el calcetín perdido». ¡Y que me paguen por ello, claro está!

Y yo me pregunto: ¿qué finas hierbas fuman estos tipos?, ¿cuándo perdieron la vergüenza?, ¿y la honra?, ¿qué piensan de nosotros, el resto de los mortales condenados a celebrar sus días internacionales?

Escribe en un comentario si sabías que hoy, 9 de mayo es el día internacional del calcetín perdido. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “andatiraybuscateuntrabajodeverdad”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que hoy es el día internacional del calcetín perdido (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el