El caballo de oros

El caballo de oros

Los oros de mi baraja no tienen medida. Yo creo que, en cierta manera, pecan de soberbia. Todos, y el caballo de oros sobremanera, no paran de mostrarnos su opulencia. Éste parece decirnos “mi oro es más gordo que el tuyo”.

Yo no quiero criticarlos mucho no sea que vayáis a pensar que soy un envidioso. Debo deciros que yo tengo un oro bien gordo que no tiene nada que envidiar al del caballo de oros.

No me gusta llevarlo encima porque es un poco incómodo, sobre todo si estás fuera de casa y tienes que ir al baño. ¿Dónde lo dejas? Ni se lo voy a dejar a nadie que me lo guarde ni lo voy a apoyar en el suelo de un retrete público. Y hacer mis cosas con el oro encima es complicado por los tamaños que tengo que manejar…

Bien, bueno, volvamos al caballo de oros. Uno de los chismes que cuentan de él es que va sin camiseta. No es muy digno. Una vez le preguntaron si eso era verdad y contestó que para qué ponerse la camiseta si no se ve. “¡Bueno, hombre, póntela aunque solo sea por si se te cae el oro, para que no des el cante!”, le dijo uno que andaba por allí, a lo que contesto airadamente: “¡ A ver, el cante lo da el rey y la sota de oros no yo, ignorante!”

No le falta razón y es que no hay mucha gente que tenga soltura en jugar al Guiñote. Venga que yo os enseño. Falta poco para que mi manual vea la luz.

Escribe en un comentario si sabías que la hembra del caballo no es la caballa sino la yegua. Escribe también si sabías que la caballa es un pescado. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengaunapartidaalguiñote”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que un acaballadero es un sitio donde los caballos montan a las yeguas (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

El caballo de copas

El caballo de copas

Las copas de mi baraja van de mal en peor. Este caballo de copas no vence ni al dos de bastos. Bueno el caballo es posible que pueda, pero el jinete… Las malas lenguas dicen que es el sobrino bastardo del rey de copas.

Al parecer la hermana del rey de copas, la princesa de copas, tuvo un lío extraconyugal con una jota de picas de una baraja francesa. Esta jota pasaba las vacaciones de verano aquí, en España, en la costa. Fue durante una noche de desenfreno muy loco, la jota de picas se cruzó con la princesa de copas y ¡zas! Dos cartas de dos barajas diferentes que se cruzan en la noche.

Lógicamente, la jota francesa se hizo la sueca y no quiso saber nada dejando a la princesa bien preñada. El vástago creció en la sombra y cuando alcanzó la mayoría de edad su tío le hizo jinete del caballo de copas. Lo hizo para tenerlo ocupado, pero el zagal ha salido a su padre y no para de beber vino, buen vino francés, por supuesto.

La princesa de copas, que en la baraja tiene el número 11,5, no es una carta habitual en la baraja española. En algunas ocasiones se incluye como les pasa al 8 y al 9. Conviene recordar que la baraja española sin el 8 y el 9 tiene 40 cartas, con estos son 48 cartas y con la princesa de copas 49.

Sé que me lo queréis preguntar: “C./, y ¿qué nos cuentas de las otras princesas de la baraja española?”. Pues os contesto rápidamente: “¡No existen!, ¿a quién se le ocurriría poner en la baraja española a las princesas de bastos, espadas y oros? Hacéis preguntas muy tontas, seguidores”.

Escribe en un comentario si habías jugado alguna vez con una baraja española de 49 cartas. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengaunapartidaalguiñote”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que estar a caballo entre dos situaciones no implica que tengas que tener un caballo (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

El caballo de espadas

El caballo de espadas

El caballo de espadas. Muy elegante. Las espadas de mi baraja española brillan con luz propia. La verdad es que me está costando un triunfo dibujar las espadas.

Esta expresión, “costar un triunfo”, se utiliza también en el guiñote. Recordaréis que la última carta que se reparte se coloca bocarriba y su palo determina cuál es el triunfo en esa partida. Lógicamente cualquier carta del triunfo vence a otra carta de los otros tres palos independientemente de que su valor sea superior a la del triunfo. Eso está muy bien, con el dos de espadas (si espadas es el triunfo) puedo matar, por ejemplo al as de oros.

Ahora bien, conviene reservar o administrar bien los triunfos que tienes ya que pueden determinar si ganas o pierdes la partida, de ahí la expresión costar un triunfo… si utilizas un triunfo que merezca la pena el valor de lo conseguido, ya que exiges un gran esfuerzo o sacrificio para lograrlo.

Escribe en un comentario si sabías que un caballete no es un caballo pequeño sino un bastidor para sujetar cosas. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengaunapartidaalguiñote”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el caballochupa es un equiseto (¡seguro que lo has hecho y todo el mundo lo sabía menos tú!)

C./

Publicada el

El caballo de bastos

El caballo de bastos

Y ya llega la caballería. El primero de los caballos de mi baraja española es el caballo de bastos. Aunque debería ser el caballo de bestias porque la pinta que tiene el pajarito que está encima del caballo no parece salido de la universidad. ¡Y cómo mira!

El caballo en el guiñote vale 2 puntos, pero si el amigo de la cachiporra que hay en la imagen dice que su caballo de bastos vale 12, por mi de acuerdo.

Escribe en un comentario si sabías que un caballo es también un aparato de gimnasia y que si el caballo es de vapor es una medida de potencia. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengaunapartidaalguiñote”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que hoy es el día internacional del calcetín perdido (no tiene nada que ver con los naipes de mi baraja pero ¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

La sota de oros

La sota de oros

La sota de oros. La deseada, pero en el siglo pasado… Hay algunas chicas que les cuesta un poco envejecer. Este es su caso. Siempre fue muy presumida, glamurosa, sexi y rica. El rey de oros estaba loco por ella y el de copas también. Pero ya se sabe que en el guiñote las 20 o las 40 solo las puede cantar una sota junto al rey de su mismo palo. Tal vez por eso el rey de copas se dio a la bebida.

El problema es que el tiempo pasa y la sota de oros que era espectacular, más o menos como la sota de espadas actual, se da cuenta ahora de que toda su carne es víctima de la gravedad y su otrora preciosa piel no es más que pellejo arrugado.

También le consta que el rey de oros le tira los tejos a la jovencísima sota de espadas y no lo soporta. Además, a efectos de la partida de guiñote, pasa exactamente lo mismo que en el caso del rey de copas, imposible cantar ni 20 ni 40.

Los reyes de mi baraja tienen la libido un poqiutín subida. No sé qué les excita más si la relación prohibida con una sota de otro palo o darle en la cabeza a la sota de su propio palo con una nueva relación. En cualquier caso las normas del guiñote son claras y concisas: cantar 20 o 40 se hace con el rey y la sota del mismo palo y se puede cantar en el momento en que se gana una baza… Hay que ganar la baza primero.

Escribe en un comentario si crees que la sota de oros todavía es bonita. Envíale este post a alguien que sepa apreciar una buena sota. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengaunapartidaalguiñote”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que la sota vale 3 puntos independientemente de que sea joven o vieja (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

La sota de copas

La sota de copas

Aquí la sota de copas. Servicial donde las haya, sobre todo si te gustan las bebidas espirituosas. Tened cuidado porque ésta sí que es una sota sota. Os recomiendo dejar propina siempre.

En algunas partes la partida de guiñote termina y la gana el jugador que tiene en su mano las cuatro sotas. Lo llaman tute de sotas. Por estas tierras nunca he oído hablar de esta opción de ganar la partida. Tendréis que preguntar a algún experto de verdad.

A mi lo que me gusta de una buena partida de guiñote es estar con los amigos y pasar una sobremesa bien entretenida. Cuatro buenos amigos con un café y la partida… Lo malo era cuando nos reuníamos 5 amigos.

¡El quinto jugador! ¡Cuántas buenas amistades se han perdido a causa del quinto jugador! Es el tipo que mira la partida y que siempre te explica a voz en grito que has perdido por lo mal que has jugado las últimas bazas. Y claro está, sus explicaciones son obvias y certeras una vez que todas las cartas han salido y se ha visto quién las tenía… Como suele decirse en lenguaje taurino, “¡qué bien se torea a toro pasado!”

Es realmente repulsivo y sabe amargar bien una deliciosa partida al guiñote. Apalizar al quinto jugador debería ser un derecho del jugador humillado y los golpes de remo que le debería al bocazas propinar tendrían que estar regulados en todo buen reglamento de guiñote.

Escribe en un comentario si crees que colgar al quinto jugador de los pulgares debería ser obligatorio al final de la partida. Recomiéndale este post a alguien que sepa apreciar una buena copa.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que guiñote hace referencia al as y al tres en este juego (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

La sota de espadas

La sota de espadas

Aquí la sota de espadas. Peligrosa donde las haya. Ayer os comenté que la sota en el guiñote vale 3 puntos… yo no sé si merecen la pena esos 3 puntos. Me parece que esta carta es un mal asunto para aquél que la lleve encima.

Además, quiero resaltar la importancia que tiene en el guiñote prestar atención a las cartas, ¡a todas las cartas!, y no solo a alguna de ellas. ¿Sabéis que en otros juegos de naipes es hacer trampa contar las cartas que se están jugando? Pues en el guiñote es fundamental saber todas las cartas que han sido jugadas y por tanto las que quedan por jugar, así como llevar la cuenta de los puntos acumulados en las bazas ganadas. Así que, jugadores chicos, ¡dejad ya de mirar esa sota con esos ojillos perversos y centraos en el juego!

Otra de las cosas que me preocupa de esa sota es el tamaño de la espadilla que lleva. ¿Para qué la quiere tan grande?¿Qué querrá a cortar con ese instrumento tan afilado? Siempre se ha dicho que el tamaño no importa pero en este caso no sé yo…

Supongo que esta sota os gusta un poco más que la de bastos pero os advierto que las dos tienen el mismo valor y pueden haceros ganar una partida cantando las veinte o las cuarenta junto con su respectivo rey.

Escribe en un comentario si crees que esta sota te defenderá a capa y espada. Envíale este post a alguien que admire las espadas españolas.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que guiñote hace referencia al as y al tres en este juego (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

La sota de bastos

La sota de bastos

Y le toca el turno a las sotas de mi baraja. Hoy la sota de bastos. La sota en el guiñote vale 3 puntos. Es la cuarta carta en valor. Ya os comenté que el as, el 1 de la baraja, vale 11 puntos, luego viene el tres que vale 10 puntos y después el rey, que es el 12 y vale 4 puntos, y como bien digo, la sota vale 3 puntos.

No voy a empezar con el rollo de las cuentas en el guiñote… os remito al post del rey de bastos en el que dejé muy muy claro como funcionan. Eso sí, es fundamental destacar que el rey y la sota del mismo palo en tu mano como mínimo valen 20 puntos y son 40 puntos si su palo es el del triunfo. ¡Sí!, venga… el triunfo es el palo de la última carta que se descubre cuando se reparte y que se deja bocarriba para que se vea, precisamente, cuál es el triunfo.

Cómo ganar esos 20 o 40 puntos ya os lo explico en otro post. Lo importante ahora es saber que una sota. En la baraja tradicional se trata de un paje o un infante que porta el palo que representa. En este caso, al ser de bastos es una figura insolente y desvergonzada, vamos, lo que es una sota.  

Espero que os guste porque la vamos a tener que aguantar durante todas las partidas que juguemos al guiñote.

Escribe en un comentario si sabías que una sota es también el prefijo de un montón de palabras. Envíale este post a algún admirador de la sota de bastos.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que un cante en el  guiñote es declarar una pareja de rey y sota del mismo palo (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

El rey de oros

El rey de oros

Y, de nuevo, un naipe más para mi baraja española (solo quedan 32). Es el rey de oros. Es un tipo feliz, claro, ¡cómo no ser feliz cuando se es como él!.

¿Cómo se llega a ser un rey así? Suscríbete a mi curso on line sobre cómo ser el rey de oros. Me transfieres 1000 € y yo te explico cómo. ¿Eres de los listos del 1% que me da sus 1000 € y triunfa en esta vida o eres del 99% de los tontos que prefieren quedarse ellos con sus 1000 € y fracasar estrepitosamente?

¡Quedan pocas plazas! ¡Inscríbete ya! Sigue mis 5 pasos secretos que nadie quiere que conozcas para conseguir ser el faquin «gold king».

Escribe en un comentario si conocías mi faquin curso . Recomiéndale este post a alguno más que quiera ser del 1% que me da 1000 €.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que mi faquin curso no vale pa ná (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el

El rey de espadas

El rey de espadas

Y ahí voy dibujando mi baraja española. Este naipe es el rey de espadas. Parece un tipo tranquilo pero, ¡cuidado!, no se te ocurra traicionarle aunque tú seas el rey de espaldas porque el rey de espadas es mucho rey.

Por cierto, no dejé claro en el último post, cuando os comentaba cómo se repartían las cartas y esas cosas, que después de barajar bien el jugador que va a repartir debe ofrecer el mazo de cartas al contrincante situado a su izquierda para que corte el mazo.

La operación de cortar la baraja suele hacerse con una navaja de Albacete y por la mitad, transversal o longitudinalmente. Tiene que hacerse el corte con una faca de primera calidad como solo en Albacete saben hacer. En caso de no disponer de la navaja, el corte suele realizarse dividiendo el mazo de  naipes en dos partes, a voluntad del cortador.

El jugador que reparte reúne las dos partes de cartas recomponiendo el mazo. ¡Atención! ¡Importante! Al recomponer el mazo, el conjunto de cartas que levanta el jugador que corta el mazo debe quedar debajo del conjunto que ha quedado sobre el tapete. En caso contrario estamos haciendo el imbécil. ¿Sí o no?

Escribe en un comentario si conocías la técnica de cortar el mazo de naipes. Recomiéndale este post a quien te parezca bien, pero envíalo (¡si es que no me enviáis nada!).

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el corte del mazo de naipes no se hace con una faca albaceteña (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Publicada el