Cena de San Valentín

Genaro llegando al edificio donde vive Paquita para celebrar San Valentín

El conserje del edificio donde vive Paquita le está explicando al pobre Genaro, el novio de Paquita, que se ha estropeado el ascensor y que tendrá que subir por las escaleras hasta su casa en la planta 12 y, ¡qué casualidad!, las ultimas personas en subir en el ascensor han sido la madre y la tía monja de Paquita que han venido a visitarla y a pasar unos días con ella. ¡Menuda cena de San Valentín se le ha preparado a Genaro!

No cabe la menor duda de que el pobre Genaro está enamoradísimo de Paquita, salta a la vista, pero ¿es tan fuerte su amor por ella para superar las pruebas que le esperan esta noche de San Valentín?.

Vamos a ver, pobre Genaro, éstas son tus 3 pruebas de amor incondicional:

Primera prueba. Sube a pata hasta el piso de Paquita en la planta 12 cargado con todas esas pruebas de amor.

Segunda prueba. Baja hasta el aparcamiento, porque se te ha olvidado el anillo y la tarjeta con el poema apasionado que le ha escrito y vuelve a subir… ¡va, que sólo son 12 plantas!

Tercera prueba. Cena con Paquita, con la madre y con la tía monja. ¿Qué crees que puedes esperar durante y después de la cena, pobre Genaro?

Escribe en un comentario si crees que el pobre Genaro superará sus pruebas en la celebración de la cena de San Valentín. Recomiéndale este post a alguien que se lamente por no tener pareja este San Valentín, seguro que se siente el más afortunado del mundo.

¡Un momento! Escribe en otro comentario si sabías que Paquita vivía en la planta 12 y que tenía una tía monja.

C./

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *