El caballo de oro

Caballo de oro

Más problemas con el desarrollo de mi baraja española. A este paso no vamos a poder jugar al guiñote ni en un año. Terminar el as de oros empieza a ser una tarea no ardua sino imposible. Hoy se aparece en mitad de mi estudio el caballo que veis (más o menos) y va y me dice que es el caballo de oro, para mi baraja…

Hemos empezado una discusión de lo más tonto, yo tratando de explicarle que necesito el caballo de oros, del palo oros, no un caballo de oro y el caballo, erre que erre, tratando de hacerme entender que él es más que suficiente, que es un caballo de oro y que vale perfectamente para la baraja aunque no valdrá dos puntos sino veinticinco que para eso es de oro.

De repente, en mitad de la discusión se ha convertido en un duendecillo de colores que me ha susurrado al oído: “¿seguro que esas hierbas con las que has preparado la infusión que te has bebido eran hojas de té?”

¡Ay!, ahora me duele la cabeza mucho. Y el as de oros no avanza. Hasta mañana, seguidoras y seguidores, voy a ver si duermo un rato.

Escribe en un comentario si alguna vez te has encontrado con una carta de la baraja española en tus sueños. Recomiéndale este post a algún caballo amigo que conozcas.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el caballo vale dos puntos y que el dos no vale nada (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *