La perla

Marilyn Monroe

Ella estaba allí, la perla maravillosa. Increíble. Preciosa. Inalcanzable. Ningún hombre digno de ella. ¡Qué desperdicio y qué insulto que ella pudiera ser la compañera de un solo hombre!

Leí, ya no recuerdo cuándo, un libro que trataba sobre un pobre joven que se dedicaba a bucear para buscar perlas. Un día encontró una perla preciosa, enorme, perfecta en su forma y brillo. Era tan maravillosa que no podía ser engarzada junto a otras. Su valor era incalculable, ¿cuánto vale la perfección? La desgracia y la tragedia del pobre joven fueron las monedas que pagaron la magnífica belleza y grandioso valor de aquella maravillosa perla que, al final, ajada perdió su brillo.

No sé a qué viene este rollo pero es que cada vez que la veo desvarío, me quedo embobado y un poco triste.

Escribe en un comentario si crees que la tentación vive encima de ti. Recomiéndale este post a algún amigo que le gusten las cosas bonitas.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que “La Perla” es un libro de John Steinbeck (¡seguro que lo has hecho!)

C./