La perra del hortelano

La perra del hortelano y sus nuevos amigos

La perra del hortelano o la ruina del hortelano. El hortelano, como bien sabréis tenía un perro que cuidaba su huerto. Pero el tiempo pasa y un perro dura lo que dura y el del hortelano menos por el maltrato que le daba. El caso es que aquel perro era famoso porque ni comía ni dejaba comer. Eso claro está, el perro no comía vegetales y en cuanto aparecía algún bicho con ánimo de comer las hortalizas del huerto pues se encontraba con el perro que se lo impedía.

En fin, aquel chucho pasó a mejor vida y el hortelano lo sustituyó por una perra. Lo que el hortelano no imaginó es que esta perra fuera vegetariana y además muy pija y glamurosa. Cuando se familiarizó con el huerto, enseguida comenzó a organizar fiestas e invitar a bichos famosos. Ahí en la imagen podéis verla socializando con un par de estrellas televisivas conejeras: el conejito zombi y el incombustible Bugs Bunny.

Al honesto hortelano no le parece muy bien que su perra y sus invitados le coman las zanahorias, pero tampoco dice nada porque su perra, de vez en cuando y como buena vegetariana, también le come el nabo.

Escribe en un comentario si habías oído hablar de la perra del hortelano. Recomiéndale este post a algún amante de los nabos.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que el perro del hortelano le interesó en su tiempo a Lope de Vega (¡seguro que lo has hecho!)

C./