La preposición «cabe»

La preposición cabe no cabe

Tratando de mejorar mi lenguaje escrito me puse en contacto con un profesor lingüista de universidad y me recomendó que comenzara comprándome alguna preposición para familiarizarme con ellas.

¡Tonto de mí que le hice caso! Fui a la tienda de preposiciones y me compré la “cabe”. Después de pagarla, al intentar empaquetarla para llevármela a casa, fue cuando se desató el problema. La preposición cabe no cabe. ¡Menuda bronca!

Resulta que, como “los últimos serán los primeros”, la e se coló la primera en la caja, cosa que a la a no le pareció demasiado bien pero consintió si ella era la siguiente. Esto a la b le pareció fatal y la emprendió a patadas con la a y con la e. La C trató de calmarlas a todas y, lógicamente se llevó la peor parte.

Al final, de malas maneras, pude llevarme mi preposición a casa pero os juro que no pienso utilizarla. No me cabe la menor duda. Al fin y al cabe soy yo el que escribe y no cabe pensar que vaya a cambiar de opinión.

Escribe en un comentario si sabes utilizar la preposición cabe. Recomiéndale este post a algún amigo lingüista.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet si la preposición cabe se escribe con b o con h (¡seguro que lo has hecho!)

C./