La sota de oros

La sota de oros

La sota de oros. La deseada, pero en el siglo pasado… Hay algunas chicas que les cuesta un poco envejecer. Este es su caso. Siempre fue muy presumida, glamurosa, sexi y rica. El rey de oros estaba loco por ella y el de copas también. Pero ya se sabe que en el guiñote las 20 o las 40 solo las puede cantar una sota junto al rey de su mismo palo. Tal vez por eso el rey de copas se dio a la bebida.

El problema es que el tiempo pasa y la sota de oros que era espectacular, más o menos como la sota de espadas actual, se da cuenta ahora de que toda su carne es víctima de la gravedad y su otrora preciosa piel no es más que pellejo arrugado.

También le consta que el rey de oros le tira los tejos a la jovencísima sota de espadas y no lo soporta. Además, a efectos de la partida de guiñote, pasa exactamente lo mismo que en el caso del rey de copas, imposible cantar ni 20 ni 40.

Los reyes de mi baraja tienen la libido un poqiutín subida. No sé qué les excita más si la relación prohibida con una sota de otro palo o darle en la cabeza a la sota de su propio palo con una nueva relación. En cualquier caso las normas del guiñote son claras y concisas: cantar 20 o 40 se hace con el rey y la sota del mismo palo y se puede cantar en el momento en que se gana una baza… Hay que ganar la baza primero.

Escribe en un comentario si crees que la sota de oros todavía es bonita. Envíale este post a alguien que sepa apreciar una buena sota. Dale al “megustas” y guarda este post en tus colecciones de cosas “vengaunapartidaalguiñote”.

¡Un momento! Escribe en un comentario si has buscado en Internet que la sota vale 3 puntos independientemente de que sea joven o vieja (¡seguro que lo has hecho!)

C./

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *